A Santi Balmes, por Domingo Astromántico

Santi, a veces toco tus canciones porque me hacen sentir como cuando escribo, pero cuando no escribo. Eso, entre otras cosas, inevitablemente, nos acerca. 

Luego, Domingo Astromántico me parece un tema con tacto, con mimo, con sensibilidad, y mucha sencillez. Y me gusta. De modo que hoy me he permitio el lujo de contarte esto, y de cantarte esto. Espero que  sea bien recibido, desde mi humilde condición. Y desde mi furgoneta. 

Y te pido disculpas de antemano… a veces hago estas cosas, de publicar temas sin haberlos ensayado. Me pasa hasta con los mios. 

Ah! Y no me quiero despedir sin comentar que la versión de Domingo Astromántico grabada en BTV con Zahara y su maravillosa voz, creo que es la mejor que se ha publicado. Así que, gracias a los dos.

Saludos!

Zeus Díaz Cid

Anuncios

Días contemplativos

Aunque no acostumbramos a ello, este post responde a aquellas preguntas que a veces recibimos, del tipo… “qué es de vosotros? Qué andáis haciendo? No decís nada de vosotros en el blog!”

Salimos de Newquay hace algo menos de una semana -a lo bomba de humo. Muy nuestro- con varias ofertas de trabajo en el campo, cosechando fruta de temporada. De camino, un par de averías nos sorprenden con La Merche, de modo que empezamos a conducir en tensión… 

La Merche nos permitió llegar. Directos a la entrevista de trabajo, y casi sin dormir, pero puntuales. Una vez allí, nos querían para empaquetar fruta en una fábrica: NO.

Buscamos trabajo en el campo, en contacto con la naturaleza, no importa lo duro que sea

Esa fue nuestra respuesta, y la dejamos aquí en “cita” por si alguien nos lee y le interesa nuestra oferta, aprovechando…

Otro verano, Zeus Díaz Cid

Total, que no hay trabajo para nosotros ahora mismo pero la temporada empieza en dos semanas y quieren que volvamos la semana que viene. A partir de aquí, hemos encontrado un sitio cerca dónde dormir tranquilamente con las furgos -interesados por privado, que England es compleja para estas cosas-, hemos seguido abriendo opciones de trabajo y hemos planeado lo que van a ser aproximadamente 10 días de “vida contemplativa”. Así hemos llamado a estos días en los que ambos esperamos el mismo trabajo, ambos necesitamos curarnos de un par de lesiones, y ambos tenemos ganas de ocuparnos un poco de nosotros mismos y de lo que esté por venir para los próximos meses… No podemos contar mucho, pero quizá salimos pronto de UK. 

Qué lindo lloras, Marc Díaz Cid

Os iremos contando más… Por cierto, en Kent no hay mucho. Es bonito, mucho campo, y paisajes increíbles, nada de surf (eso nos martiriza un poco), y mucho relax. 

Es tiempo de meditar, entrenar, comer, leer, pensar, escribir… es tiempo de lo que debería ser lo más importante! 

Rainbow, Marc Díaz Cid

Gracias por leer y por estar.

Zeus Díaz Cid

¡Vivir! En una furgoneta…

La primera razón por la cual vivo en una furgoneta es que tiene ruedas. Se dice rápido y se viaja lento, pero tiene matices apasionantes.

Vivo en una furgoneta porque vivir es caro. La vida tal y como la conocemos la mayoría, es cosa cara… tener una casa implica alquilar algo a alguien, o alquilárselo a un banco. Vivir en una casa conlleva otros muchos gastos, y lo que acaba quedando de un sueldo es cero. Si ya se había sumado otro sueldo a la vivienda, en el mejor de los casos quedará la mitad de ese segundo sueldo. Pero la casa que hay que mantener sigue siendo una. Vivir como lo conocemos es poco rentable a mi parecer. Trabajamos más, para sacar más dinero, porque nuestra casa/vida es más grande, y requiere más gasto. Luego tenemos menos tiempo para disfrutarla.


Vivo en una furgoneta porque La Tierra es muy grande. Y también por inadaptación. Vivimos en un lugar sólido y, por tanto, relativamente fácil de recorrer, de varias formas. Y es tan grande, que alberga tantas cosas, que se me hace impensable no conocer… Y a todo ello se suma que no me adapto a lo que he conocido por ahora. No por mejor o peor, no es tiempo de maldecir hoy, sino por la mera necesidad de descubrir lo que no conozco.


Vivo en una furgoneta para levantarme por la mañana con legañas y ponerme a conducir si no me apetece lavarme la cara. Porque me gusta más conducir al despertar que lavarme la cara. Y para largarme del lugar cuando me apetezca, aunque ni siquiera yo lo espere. Porque es más fácil ser más libre. Y más difícil tener que despedirse.

Vivo en una furgoneta porque he aprendido que soy más feliz cuando funciono con menos. Y porque me es más fácil adaptarme a la “inestabilidad” de una vida menos sedentaria, que a la estabilidad de la vida menos nómada. Y pienso menos en las vacaciones.

Y puedo cambiar de opinión. Quizá algún día tenga que desdecirme. Pero hoy vivo en dos furgonetas que comparto con mi hermano.


Y es más de lo que nunca había pensado poseer. Con sus ropas sucias, y sus espacios reducidos. Con sus “me he quedado sin agua”, y con sus “por ahí no quepo”. Me quedo en las furgos porque me enseñan cada día a reducir las prisas, y por tanto el estrés. Y me recuerdan todo el rato que la vida es otra cosa. Con sus faltas de batería a veces, con las dificultades para aparcar, con los países que no lo comprenden y nos complican la existencia -vamos a visitaros uno por uno a bordo de La Rupperta y La Merche-. Me quedo en las furgos.

Porque quizá es pronto para hablar, pero no he encontrado mejor forma.

Zeus Díaz Cid

Crecemos…

Si, hemos estado muy callados. A veces, el silencio a tiempo es la mejor forma para después obrar con maestría. Siguen habiendo cambios, seguimos creciendo, seguimos generando ideas, y seguimos trabajando en Newquay, UK. 

Por fin podemos dar algún adelanto, no es mucho, ya que hay cosas por venir… pero estamos muy ilusionados. Prometemos empezaros a contar más cosas pronto! 

Y os presentamos a La Merche! La familia crece!

Ya somos 4: La Merche, La Rupperta y nosotros dos, esperamos seguir creciendo. 


Zeus y Marc Díaz Cid

La vuelta al mundo…

“Dar la vuelta al mundo con todo pagado y cobrando”

Al parecer ese es el lema del proyecto World Life Experience: una apetitosa oferta de trabajo con salario de 2500€ al mes, viajando por todo el mundo durante un año. Todos los gastos serán cubiertos por el proyecto. 


El trabajo consiste en tomar nota y publicar en redes sociales y en plataformas web todas las experiencias vividas durante el viaje. Teniendo en cuenta que el foco de atención estará puesto en la cultura, el ocio y la responsabilidad social. 

Poco sabemos más… están disponibles los formularios de inscripción y las bases, nosotros ya estamos inscritos pero la web nos da un error después de terminar el “Survey”. Nos hemos puesto en contacto con la organización. En cuanto tengamos más información os contamos! 

Marc Díaz Cid

Zeus Díaz Cid

Todos somos viajeros

Para los que seguís esto con la falta de asiduidad que nosotros mismos provocamos: Gracias por seguir ahí.

No es fácil mantener el blog diariamente actualizado, pues el ritmo de vida que llevamos en “modo ahorro” y furgoneta, nos obliga a desconectar mucho, y a dedicar el tiempo casi exclusivamente al trabajo. 

El plan sigue. Como os contábamos, ya somos tres. La Rupperta está a pleno rendimiento y con éxito. Y la ruta continua en septiembre con destino Bélgica, Países Bajos, Dinamarca, Noruega… y algo más hay planeado que pronto os iremos contando. 


Hoy nos trae por aquí otro tema que, sin venir a cuento, me ronda mucho los últimos tiempos: 

¿Cuántos somos todos esos que hemos deseado romper rutinas y poner en marcha todas esas cosas más difíciles que sabemos que nos van a hacer más felices? 

Al compartir experiencias con quienes te encuentras por ahí, al contarnos las vidas… siempre me sorprende que coincidamos tanto en eso de cambiar, de romper, de salir, de viajar, de mover, de lanzarse, de no pensar, de arriesgar, de enfrentarse… Cada uno a su manera. 

Generalmente, nos cuesta más hacerlo que pensarlo y que hablarlo. Pero para todos es necesario.

Viajar es necesario

Porque viajar implica todo eso que mencionábamos, a la vez. Y si no fuera así, en vacaciones nos quedaríamos en casa queriendo. 

¿Todos somos viajeros?

Los hay que se conforman con ir cerca, o quienes tienen suficiente con unas vacaciones. Los hay que tratan de ir a muchos sitios de golpe, los de las prisas… y hay todos esos que solo viajan lejos. Los hay que planean viajes, y otros que improvisan. Los de “a pie”, los de “a dedo”, los de “en furgo” y los de “he pillado un vuelo”. Los hay que hicieron de su vida un viaje. 

Todos viajamos. Aunque sea “al pueblo” o “al camping”.


Moverse es cambiar, y los cambios conllevan evoluciones. Movernos nos enfrenta a nuestros miedos, y por lo tanto a generar otros nuevos. Porque nunca encontré a nadie arrepentido de viajar, pero si he vuelto a tener miedo.

Y así somos… unos seres tradicionalmente sendentarios, que también por tradición buscamos el gozo y el esparcimiento siendo cuanto más nómadas mejor. 

Y nos conformamos con viajar menos de lo que queremos, de igual forma que nos conformamos con no modificar las rutinas que nos autoimponemos.

No vamos a entrar hoy en un debate cuestionando nuestro arraigado sedentarismo, pero es cierto que se aprende más y más rápido en movimiento.

¡Pronto os contamos cosas sobre gente que viaja mucho, y pronto podréis empezar a leernos en inglés!

Salud y Movimiento

Zeus Díaz Cid

Ensayos de furgoneta – “Superior” Gentleman

Preparando temas para la calle… este verano estrenamos repertorio en las calles de Cornwall, de la mano de mi hermano Marc Díaz Cid, piedra angular de todo este quilombo que es #miviajeyyo. Os dejo una aproximación a lo que quiere ser un cover del gran Gentleman, salvando y respetando las distancias, por supuesto… “Superior”.

https://youtu.be/okGc6hfZmx8


Zeus Díaz Cid

Gepeeses y P.A.G.’s

Lo prometido es deuda, así que a pesar de que han ido pasando cosas estos días, voy a hablaros de cómo me lo monté respecto a los gps’s hasta mi llegada a Newquay (UK).

Las opciones fueron tres: 

Waze

TomTom

Google maps

Waze porque me gusta ese estilo red social, que permite actualizar al momento e interactuar con la app y, de forma indirecta, con el resto de usuarios. El propio conductor -en el mejor de los casos, el copiloto- es quien define las alertas de la carretera, y la app se encarga de la información de a bordo. Lo que más me sorprende es que no falla, cuando avisa de radar, ahí está. Si dice que hay policía, o están o se acaban de ir. Si informa de un vehículo en el arcén, lo mismo es un camionero descansando por obligación del tacógrafo, pero ahí estará. 

Si me lo permitís, tiene algún problemilla… han quitado los diferentes acentos en el idioma de la persona que habla, y eso era muy divertido. Por otro lado, es peligroso porque es fácil caer en la tentación de dar algún aviso a tiempo real, y manipular el teléfono conduciendo no es aconsejable. Si no tienes datos, se acabó Waze, cosa que me preocupaba al salir de España. 

De ahí surge la idea de llevar un TomTom, reciclado de la familia, y con los mapas de toda Europa medio actualizados. Fue una buena opción, no depender de la tarifa de datos de Internet siempre es seguridad. 

Y la tercera opción fue ir consultando Google maps de vez en cuando, sobretodo por la facilidad que supone poder ver la ruta en el mapa, incluso manipularla, además de ofrecer las posibilidades de cualquier otro gps. Incluso evitar las vías con peaje.

Ese ha sido otro tema importante, los peajes. Los peajes son odiosos, y si les tenéis tanta tirria como yo, siempre andaréis buscando en vuestro gps la opción “vía sin peajes” o similar. Pero me atrevo a decir que todos solemos caer en la duda de si eso funciona, si el gps acierta o no… 

Pues si. Los tres gps’s utilizados en la ruta me han permitido cruzar España, Francia y UK sin pagar ni un solo peaje. Calculando la diferencia de distancia entre una opción y otra, nunca excedió de los 40 km. Repito, no me gustan los peajes. Y podemos descubrir lugares mucho más interesantes que por cualquier autopista. 

Por lo demás… Newquay me gusta. Estoy aprendiendo a pilotar una long board, y me alucina la sensación. Tengo unas ganas locas de entrar al agua con la tabla de surf, pero eso tiene que esperar aun una semana. Sigo pendiente del tema del accidente con La Rupperta, la reparación va a llevar tiempo, por la dificultad que supone poner en contacto y de acuerdo a dos seguros de diferentes países. Es un tema interesante para ir tratando por si alguien se ve en las mismas, así que os seguiré contando sobre ello. 

Voy a dejaros unas cuantas imágenes que me gustan de estos días en Newquay… este lugar va a dar para mucho, seguro. 

Nos seguimos contando!

“Cruces”, Zeus Díaz
“Va a subir la marea”, Zeus
“Secretos de Truro”, Zeus Díaz
“Ellas”, Zeus Díaz
“Correr es volar”, Zeus Díaz

Sobre Newquay, los primeros días

Demasiados días sin escribir, algunos ya me habéis preguntado… 

“Desconecté un poco”, Newquay

Llegué a Newquay (UK) y desconecté un poco. Vine para quedarme unos meses, de modo que he tenido que ocuparme de cosas como… dónde aparcar La Rupperta y poder dormir de forma legal (que no es fácil en UK), buscar un trabajo, poner en marcha el “insurance number“, y varias cosillas más del día a día que me han mantenido fuera de las redes. 

Bien, lo primero fue llegar, pasar un par de días por aquí aclimatándome a todo y golpear La Rupperta tratando de entrar a un parking en el que, evidentemente, no cabíamos. El mismo día, una señora que llegaba tarde a buscar al niño al colegio, quiso adelantarme en una curva y se llevó por delante la puerta del copiloto de La Rupperta, el parachoques y alguna cosa más. Después de todo, ningún daño importante, charlamos, lo solucionamos amistosamente, y los seguros se pondrán en marcha. Aprovecho para contaros el proceso, por si alguna vez os pasa: no hicimos parte, porque no llevábamos, y los nervios, etc. Nos dimos los datos, hicimos fotos, nos pedimos perdón… Y luego se trata de que uno mismo busque un taller, al cual acudirá un perito asignado por la compañía de seguros, que valorará los daños. Luego supongo que repararán a La Rupperta, y espero que la dejen tal y como estaba. Así que lo vamos viendo esta semana, porque desde el seguro dicen que puede ser un poco lento todo el proceso. 

Luego, el inglés… siempre pienso que estoy peor de lo que estoy con respecto al idioma, de modo que me empiezo a sentir bien, hasta que pasan un par de días más y veo que no, que realmente me cuesta, y que hay trabajo por delante. Y que cuando todo el mundo habla en un entorno distendido, yo tengo que estar cien por cien concentrado, o se me escapan los detalles. 

“Detalles”, Newquay

Sobre trabajar…  como comentaba antes, es preciso conseguir lo que en España llamamos Seguridad Social. Como todo papeleo, parece un proceso perezoso, pero ha sido llamar, pedir hora hoy (lunes), darme hora para el miércoles, y listo. Mañana empiezo a trabajar. Para los bienvenidos, podría darse el caso de que la cita se alargara un poco más, en función de lo adentrada que esté la temporada cuando lleguéis. 

El resto de cosas estos días han sido geniales: he descubierto un lugar realmente bonito, playas geniales, el clima se está portando bien, surf, mucho surf por todos lados, gente sana y buena onda, muchísima música, y muy buena. Las calles están llenas de buenos artistas, y ya he tenido mis primeras experiencias con el busking, y creo que me encanta, el suelo es más sincero que el escenario. Por consiguiente, la música también. Ayer, mis primeras 6 libras tocando en la calle… con eso comí. 

“Crema de la tarde”, Newquay

Para terminar, varias cosas a tener en cuenta entonces al viajar a UK en furgo. Por un lado, nada es gratis, ni aparcar ni dormir en ningún sitio. Concretamente en Newquay no hay problemas de aparcamiento para todo tipo de vehículos, pero hay que pagarlo. A partir de ahí cada uno se busca su alternativa.

El gasoil es caro, casi como en Francia. Pero podemos estar tranquilos con el tema que tratábamos en el último post sobre los bloqueos de dinero en la tarjeta de débito. Aquí pagas lo que repostas. O por ahora, así ha sido. 

Con esto me despido. Recuerdo que tengo un post pendiente hablando de los gps’s utilizados en la primera parte del viaje. Os cuento en breve. 

Zeus Díaz Cid

Saliendo de Francia

Los últimos días han transcurrido bien… mucho viaje, muchos kilómetros. Salí de Royan (Francia), con lágrimas en los ojos después de despedirme de esa gente buena con quienes pasé unos días estupendos. Pero el viaje continua dirección Newquay (UK). 

Por el camino he ido parando y visitando algunos lugares que os muestro en las fotos. 

Le Mont-Saint-Michel
Domfront, Normandie
Domfront, Normandie
Domfront, Normandie
Domfront, Normandie

Pero voy a dedicar este post a las gasolineras europeas, en este caso, francesas. Creo que puede seros útil a los viajeros saber que, al pagar vuestro combustible con tarjeta de débito, os retienen un total de 129€, de modo que aunque repostéis menos, el cargo en vuestra cuenta será el máximo (129€), que al parecer se debloquea en unos días, restando a esos 129€ el importe de lo que habéis repostado. Vamos, un follón para quien no va sobrado de euros, ya que los cálculos luego no salen. 

En mi caso, aun no me han desbloqueado la resta del importe, de modo que os seguiré informando sobre cómo termina el tema.

Por lo pronto, me encuentro en la cola para embarcar en el ferry junto a La Rupperta, que dicho sea de paso, se está portando de maravilla. 

Esperando el ferry!

Cero problemas en la frontera, buen rollo, con los militares y los policías.

Os sigo contando!

Saludos! 

Zeus Díaz Cid